sábado, 19 de abril de 2014

AJIJIDES

En los rituales de exorcismo (tande n goumaten) es importante el acompañamiento de las canciones: <<los gritos de ánimo de los hombres, sus roncos sonidos t-hum-a-hum y sus echikiskiskis (sonidos sibilantes hechos con los labios y los dientes como acompañamiento al baile, "para hacerlo más bonito"); y las pautas de llamada-y-respuesta de las mujeres, dando palmas y ululando.>>
["Spirit Possession and Personhood among the Kel Ewey Tuareg", de Susan J. Rasmussen]

El Diccionario de Canarismos de la Academia Canaria de la Lengua recoge "ajijide" o "ajijido" como grito jubiloso que <<consiste en repetir el sonido ji u otro similar. Dicha expresión se suele utilizar para subrayar un canto o el ritmo de un baile.>>

En "Tesoro Lexicográfico del Español de Canarias" (R.A.E.-Gobierno de Canarias) se dice de "ajijides" que: "<< Achit >> o << axit >> con x prepaladial y variación ortográfica posible (…) sería una forma interjeccional, el antecesor de los actuales "ajijides" (Juan Álvarez Delgado).

En "Gran Diccionario Guanche", de Francisco Osorio Acevedo, entre otras citas a las voces "ajijid, ajijides, ajijir" (esta última sólo recogida en El Hierro) refiere las siguientes:
<<Estas fiestas de la jura del mencey, como ya vimos, en Espinosa, se celebraban con grandes festejos, banquetes, vivas y ajijides>> (Juan Álvarez Delgado).
<<Cantos. Un aire de profunda melancolía de que sólo se emancipa el alma con los alegres ajijides, que lanzan de vez en cuando a manera de sobrealientos para darle colorido y vida (al canto)>> (Juan Bethencourt Alfonso).
F. Osorio Acevedo también refiere la procedencia de esa "repetición onomatopéyica" de un "achit" o "axit" indígena, interpretación que  atribuye a varios autores, entre los que cita a del Río Ayala y Álvarez Delgado.