domingo, 6 de abril de 2014

MAGUADAS (Gran Canaria)

En un artículo titulado Friends of the Kel Essouf: Perspectives on Shamanism in Touareg Mediumistic Healing” (2003), accesible en culturalsurvival.org, cuya autora es la antropóloga norteamericana Susan J. Rasmussen, puede leerse que las herboristas tuaregs con especiales poderes adivinatorios de tradición no coránica son llamadas timaswaden, término que procede de asawad que significa mirar o ver. Por tanto son “herboristas videntes”. Si consideramos que el prefijo ti- equivale al artículo plural femenino, se advertirá la proximidad fonética de maswaden con su versión asimilada al español, el vocablo grancanario maguadas (del que deriva a su vez harimaguadas), cuyo significado resulta por tanto coincidente, el de mujeres dedicadas al culto religioso y a las artes adivinatorias.

En su obra "Those Who Touch. Touareg Medicine Women in Anthropological Perspective" (2006), Northern Illinois University Press, Susan J. Rasmussen realiza un estudio de las curanderas tuaregs (producto de su trabajo de campo durante veinticinco años en Níger y Mali), del que cabe entresacar lo siguiente:

- Aunque hoy perviven tales prácticas con dificultad, por entrar en conflicto con las autoridades gubernamentales, religiosas y médicas; algunas de esas curanderas le revelaron el origen mítico-histórico de su actividad.

- Las curanderas tuaregs diagnostican mediante el contacto de sus manos con el cuerpo de los pacientes y les tratan con hojas, cortezas de los troncos y raíces de los árboles asociados a los espíritus. 


El recipiente para sus preparados, llamado ten (o tin), está perfectamente hecho de barro.

- Tamaswad o curandera adivina es aquella que puede ver sin tocar, mediante la imaginación, el recuerdo y hablando con los espíritus. Una de ellas realiza prácticas con "cowrie shells" (pequeñas conchas o caracolas), un símbolo preislámico de fertilidad.

- Sólo unas pocas entre la mujeres curanderas usan complejos métodos de adivinación "viendo en sueños", llamados asawad.

- Las curanderas que adivinan (tchimaswaden) usan espíritus no coránicos, llamados Kel Essuf.