sábado, 5 de abril de 2014

TIRMA (Gran Canaria)

Tarmert: ángulo cualquiera, plano o diedro, agudo u obtuso, convexo o cóncavo, entre dos o varias superficies.
(C. de Foucauld)
El propio C. de Foucauld en un gráfico representa el ángulo saliente de una montaña y señala que el ángulo diedro en que la arista es la ladera de una montaña se llama en toda su longitud, entre otras denominaciones, tarmert. Azîr es el punto culminante de esa arista o ladera.

Tiremmar: ángulos, plural de taremert. 

(Calassanti-Motylinski)

Tarmert, tiremmâr (pl.), ángulos.

Tîrmâs: estar habitualmente retenido, embargado, decomisado.

(C. de Foucauld)

Tirma (Tirmac, Tirmar) es una montaña sagrada de Gran Canaria, con vistas elevadas del relieve de la Isla, el mar y el Teide. Existen grandes piedras hincadas, a modo de mojones, en las elevaciones principales en torno a la Montaña, que pueden constituir los vértices (ángulos o tiremmâr) de los que fueron los límites de aquel refugio-santuario donde podían acogerse los delincuentes con sus ganados (valga aquí lo comentado sobre Amagro).
Con el carácter de refugio-santuario encaja perfectamente el significado de tîrmâs, sin embargo la invocación "atis tirma" resulta más chocante en este sentido que en el de tiremmâr, que pudiera referirse al triángulo como representación divina, puesto que los antiguos canarios creían que llegaría un día en que un triángulo u ojo se abriría en el cielo, según recoge Andrés Bernáldez en su "Memorias del Reinado de los Reyes Católicos".
Pudiera ser que tîrmâs derive de tiremmâr y que los ángulos, o las aristas entre ellos, compongan la delimitación del área donde se queda atrapado, embargado o decomisado por la justicia divina y se escapa a la de los hombres. Algo semejante ocurre con el término español "embargar" que procede del latín "imbarricare" (obstaculizar o impedir) que a su vez proviene de barra o barrera.