domingo, 7 de septiembre de 2014

FAYA, FAYAL

Éfei (m.), pl. ifeien, dar afei (efei), dar feien. Lugar bastante extenso poblado de grandes árboles. Éfei sirve para designar lo que en francés se llama <<fôret>> (selva) y <<bois>> (bosque); pero no es sinónimo de estas palabras ya que sirve también para designar extensiones pobladas de grandes árboles, donde éstos son menos densos que en las selvas, por ejemplo extensiones donde los árboles están tan espaciados o más que los manzanos en los campos de Normandía.
[Diccionario tuareg-francés, C. de Foucauld]

<<Esa selva (efaye) era considerada como territorio hausa (donde van caravanas), al tiempo que una fuente de alimento (granero o "despensa")>> (...) <<...una región donde había abundante alimento: árboles adoua, árboles jujubier, arounkoud, anizame, anzenan, tezagh y árboles yadia, todos produciendo frutos y hojas.>>
[Por traducción de un pasaje de "Those Who Touch. Tuareg Medicine Women in Anthropological Perspective", de Susan J. Rasmussen, editado por Northern Illinois University Press]

Faya. <<La faya, haya canaria que nada tiene que ver con el haya peninsular (<<Fagus sylvatica L.>>) es la <<Myrica Faya Ait. >>, árbol muy frondoso de 6 a 8 m. de altura, peculiar de las Canarias, de la Madera y de las Azores, donde se llama también faia; según WB. III/272 sigtes. la <<Myrica faya>> ha dado el nombre de Fayal a una de las Azores. La palabra canaria parece provenir de la Madera o de las Azores (STEFFEN LEX.CAN. I).>>
(…)
<<Los frutos son comestibles aunque resultan poco gratos, las semillas han sido utilizadas por los canarios como sustituto del <<gofio>> (KUNKEL)>>.
(…)
<<Fayal. 1. Voz portuguesa. Sitio donde hay muchas hayas. 2. Véase faya. 3. Comunidad boscosa en la cual predominan las <<fayas>> (Myrica)>>.
(…)
<<Fructifica sobre todo en verano; sus pequeños frutos -de color rojo negruzco- se comerían frescos, en tafeñas o amasados con gofio, como acaece aún en la Gomera. Otra aplicación del fruto de la faya -<<creces>> entre los aborígenes pudo haber sido el de su conversión en gofio.>> (MANUEL J. LORENZO). 
[Tesoro Lexicográfico del Español de Canarias]

Faial. Designa tanto una pequeña población de la isla de Madeira como una isla de Azores.


NOTAS:

Es de resaltar lo expresado en <<Tesoro Lexicográfico del Español de Canarias>> al decir que esa <<faya>> nada tiene que ver con el haya o faia de la Península Ibérica. No se trata de hayas (faias, en portugués). Obsérvese las dudas que genera el término: <<La palabra canaria parece provenir de la Madera o de las Azores>>, se dice en dicha obra; y es que más bien parece que estemos ante una palabra de los indígenas canarios que pasó a Madeira y Azores, donde fue asimilada y desde donde tal vez fue aportada a Canarias en viaje de regreso, supuesto que hubiese caído aquí en desuso o que se tratase de una variante portuguesa que se vino a superponer a la propia voz canaria originaria.

Al respecto, se ha  de citar el artículo <<Los Esclavos Aborígenes Canarios en la Isla de la Madera (1455-1505)>>, de Lothar Siemens Hernández y Liliana Barreto, a cuya lectura me remito (mdc.ulpgc.es). No obstante transcribo aquí los siguientes pasajes:
<<Al igual que las cabras, los pastores aborígenes llegaron a la Madera desde Canarias. No hay que olvidar que el pastoreo, a su modo, fue la principal actividad del primitivo poblador de las Canarias; y que la Madera es una isla parecida a aquéllas, por su gran relieve, su clima y su conformación de origen volcánico. ¿Qué pastores se adaptarían mejor que los canarios a tales características geográficas? Hay que recordar que también en Canarias se siguió con los aborígenes la misma política de dedicarlos al pastoreo, única actividad humana que supone un nexo de continuidad entre la prehistoria y la protohistoria de las Islas. Parece ser, pues, que también desde la Madera, e incluso desde Azores, se contempló en principio el antiguo canario como hombre idóneo para desarrollar en unas islas morfológicamente muy parecidas a las suyas de origen una actividad que conocía.>>
<<Tras el estudio de estos documentos, presumimos que muchos de aquellos <<portugueses>> que vinieron a las Canarias a fomentar el negocio del azúcar no eran otros que antiguos esclavos aborígenes canarios, ahora libertos, cristianizados y ostentando los apellidos de sus padrinos portugueses o de sus antiguos amos madeirenses>>.

En el <<Trabajo sobre las Huellas de Canarios en Madeira, Ermita de Nuestra Señora de la Peña>>, de Rafael Delgado Perera y María Isabel Quintana González (Asociación Cultural Solidaridad Canaria, canariasinsurgente.typepad.com) se dice lo siguiente: <<…gracias a las informaciones suministradas por D. Manuel Rufino Teixeira, Alcalde que fue de Machico y profundo conocedor de la historia de Madeira, obtuvimos datos sobre la existencia de una pequeña ermita erigida en un peñón que fue excavado, según todos los indicios, por los canarios que se encontraban huidos en las cercanías del pueblo de Faial.>>.