martes, 23 de junio de 2015

CUEVA DE LOS CANDILES (Gran Canaria)

akedîl (pl. ikedlân), dar kedlân / vagina (de mujer), sólo se dice respecto de las mujeres, hablando de animales se utiliza la palabra tesessêrout, vagina de animal hembra.
[Dictionnaire Touareg-Français, de C. de Foucauld]

Aunque es de suponer que hayan podido emplearse candiles en la reutilización de la Cueva de Los Candiles (término municipal de Artenara) tras la conquista castellana de la Isla, cabría suponer lo mismo respecto de otras muchas cuevas menos singulares que ésta. Llama la atención que una cueva con sus paredes llenas de representaciones de triángulos púbicos y vulvas de mujer reciba un nombre que prescinde de aquellos grabados, más aún en un lugar aislado y en un entorno donde el pastoreo era la actividad relevante y los pastores potenciales transmisores de la lengua ancestral.
Pudo suceder que quienes oyeron a los lugareños la denominación canaria, que recordaba fonéticamente a "candiles", la corrigieran creyendo que se trataba de un deficiente castellano y no de un vocablo de otra lengua. Tal vez hubo una previa castellanización del plural de akedil ("akediles"); o éste era, en lengua canaria, "akedilen", que sería la forma regular tamahaq que se advierte también en otros vocablos canarios, formada mediante la adición de la terminación "-en" al sustantivo singular, de la que parece ser deformación o variante ikedlan.